Palacete de Burlada

Navarra

La rehabilitación del palacio se ha llevado a cabo con el objetivo de que se utilice como salas de recepción, encuentros, como bar-restaurante, como bodas y despedidas civiles. Las obras internas han respetado al máximo la estética original del palacio, acometiendo en el exterior una rehabilitación profunda y a la vez mínima, considerando el “buen estado” en el que se conservaba y el valor arquitectónico de los miradores, barandados y muros con sus huecos.

Se ha procedido a la limpieza de la piedra arenisca, al cambio de carpinterías y contraventanas. Todas las barandillas y verjas originales se han mantenido con una previa restauración necesaria. En el espacio del mirador se ha instalado carpintería emulando la original del palacio, y en el interior se han restaurado las chimeneas existentes integrándolas en la decoración del palacio.

0
meses de duración
+
0
metros cuadrados de superficie construida
0
los interiores han sido diseñados conservando sus elementos originales